lunes, 7 de septiembre de 2015

Por un nuevo País

Esto de ir a las urnas en Octubre es màs por cumplir un derecho y deber que por hacer de mi voto una diferencia al cambio. Qué corrupción tan bárbara para ganar curules en el concejo, alcaldías y Gobernaciones en Bogotá y el país en general. Las verdades a medias y mentiras que cada aspirante teje para sacar de contienda al otro y convertir esas mafias electorales en bacanales de poder.  Los mismos presos por carruseles de contratación, ayudando a sus amigos políticos, cediendo votos para así mantener hegemonías corruptas en las "honorables" sillas vacías de los recintos donde se traman planes corruptos, micos, aumentos de sueldo, supuestas leyes para mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía inmersa en caos y a la deriva, y que al final no son nada más que unos simples mansos palomos que dicen ser inocentes ante Dios, la patria y ante sus votantes, que más que votantes son sus parias convertidos en chivos expiatorios. La conciencia tranquila de estos descarados no tiene límites, pero claro debe estar tranquila porque el que está en esos cargos, si no delinque no es nadie, si no es "coima" menos y si salta la "Tapia" es un preso con beneficios. Fiestas, whisky de contrabando, "escorts", Música para todos los gustos y hasta presos de otras facturas aprenden a ser meseros para estos reyes de la corrupción. Al fin y al cabo, esa campaña de mire bien por quién votar es la misma historia de usted no sabe con quien se casa hasta que se separa.
Publicar un comentario